domingo, 9 de febrero de 2020

La Fe que Condenó al Mundo

Lectura: Hebreos 11:7
Pastor Pedro Julio Fernández

Noé no flaqueó en duda, sino que siguió predicando a pesar de que nadie se convertía. El arca era un proyecto inmensamente grande donde todo el que quisiera podía entrar y que de seguro requirió el aporte de mano de obra de mucha gente que también pudo haber entrado.

El apóstol Pedro al hablar de Noé lo describe como pregonero de justicia (2 Pedro 2:5). En Ezequiel 14 Dios mismo reconoce la justicia de Noé junto a Job y Daniel.

La fe que tenía Noé en Dios fue lo que condenó al mundo pues, aunque la mayoría no creía, él creía. Cuando Dios le advirtió que habían de pasar cosas que todavía no podían verse, obedeció y construyó el arca para salvar a su familia. Y por esa misma fe, Noé condenó a la gente del mundo y fue heredero de la justicia que se obtiene por la fe. A pesar de que la mayoría no entró en el arca de todas formas llegó el diluvio.

No es verdad que la mayoría siempre tiene la razón y no es cierto que la minoría tiene que ser como la mayoría. El creyente no puede correr con el mundo porque la mayoría anda por el camino ancho y grande (Mateo 7:13-14).

A veces son nuestros propios familiares los que están equivocados en materia de fe y de creencia en Dios y sus planes revelados en su palabra. Génesis 5 habla de los descendientes de Adán cuando todos eran fértiles, longevos y altos de estatura. Eran tan longevos que podían ver generaciones y generaciones. ¿Cuántos abuelos, suegros, tíos, primos, sobrinos, cuñados, etc. tenía Noé al momento del diluvio? ¿Cuántos amigos, vecinos, compañeros, conocidos de Noé no quisieron entrar en el arca?

Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.  Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre (Mateo 24:37-39).

domingo, 2 de febrero de 2020

La Señal de la Sangre

Lectura: Éxodo 12:7-14
Pastora Belkis Fernández

Por un acto de fe se celebró la pascua y la aspersión de la sangre para que el destructor no tocase las familias obedientes.  La sangre colocada en las puertas de sus hogares sirvió de protección para que el devorador no matara a ninguno de ellos.

Hebreos 11:28 interpreta esta acción como un acto de fe y no como un simple ritual.

El Señor conocía sus lágrimas, esclavitud y maltrato en Egipto. Dios le dio a Moisés las instrucciones de la Pascua (Éxodo 12). Tenían que tomar un cordero por familia. El animal lo ponían en observación y tenía que ser perfecto. Tenían que comerse la carne con panes sin levadura y hierbas amargas. Tenía que ser matado entre las dos tardes y tenían qué comer apresuradamente.

El heridor iba a pasar y la sangre iba a ser una señal colocada en los dinteles de la puerta para que la muerte tuviera que saltar y así ocurrió. El pueblo glorificó el nombre de Dios.

La pascua significa “pasar por alto” y fue la mejor evidencia de la protección y cuidado de Dios. Cristo se convirtió en el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.  Ese cordero de la pascua era símbolo del mismo Jesús.  Fue una fiesta solemne porque representaba la verdadera liberación del ser humano, la pascua es Cristo Jesús. El Señor distinguió entre un pueblo y otro, no quería levadura porque significaba contaminación y quería hierbas amargas para que no olvidaran los malos momentos que tuvieron allá.

domingo, 26 de enero de 2020

Un Acto de Misericordia

Lectura: Lucas 13:10-17
Pastora Belkis Fernández

Un día sábado Jesús entró en la Sinagoga para participar del culto y vio a una mujer que por dieciocho años estaba jorobada. Jesús, movido a misericordia le dijo, “mujer quedas libre de esta enfermedad”.

Él vio en ella un espíritu malo que la tenía bajo opresión.  Jesús se preocupa por las personas, por sus necesidades y se solidariza en medio de sus dificultades.  Jesús rompió esquemas judíos ceremoniales e hizo un gran milagro y practicó la misericordia.

Él no fue indiferente con ella por su condición física, sino que vio que ella estaba enferma de la espalda, él la llamó y le dio palabra de ánimo y esperanza al decirle eres libre de tu enfermedad. Luego puso las manos sobre ella (acción de misericordia) y ella se enderezó luego (resultado comprobado).

 La mujer glorificaba a Dios como expresión de gratitud. El sistema legalista reaccionó de forma violenta ante un milagro como ese, sintiéndose mal por la sanidad de esa mujer. Ante los ojos del liderato judío fue un acto indebido, pero ante los ojos de Dios, fue un acto de misericordia.
Jesús le lleva una palabra de ánimo y esa palabra de ánimo la conduce hacia una acción. Los desvalidos, pobres, enfermos y marginados son invisibles ante los ojos de los hombres, especialmente los legalistas, pero visibles ante los ojos de Jesús.

¿Fue una sanidad solicitada?, No ¿Quién tomó la iniciativa? Jesús. ¿En qué circunstancia ocurrió? En plena sinagoga. Cuidado con el legalismo pues puede mantenerte postrado y/o encorvado y te imposibilita a tener una experiencia cara a cara con Jesús.

domingo, 19 de enero de 2020

Yo Enviaré Mi Bendición

Lectura: Levítico 25:18-22
Pastor Pedro Julio Fernández

Cuando Dios promete, Dios cumple. En un esfuerzo por hacer obediente a su pueblo, Dios le dijo que no trabajaran la tierra por un año. El plan era trabajar la tierra por seis años consecutivos y dejarla descansar el séptimo año. ¿Qué hace Dios el sexto año cuando la tierra está más cansada? Enviar su bendición, la cual produce por tres años consecutivos.

Observe el milagro de Dios cuando su pueblo cumple y guarda sus mandamientos para ejecutarlos. Seis años seguidos trabajan la tierra y cuando ésta está cansada, Dios hace que produzca más que cuando está en mejor estado. Ahora el sexto año producirá para tres años (6, 7 y 8) hasta que cosechen de nuevo en el 9. En Proverbios 10 hay un contraste entre el justo y el malvado y en el versículo 22 dice: “La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella”.
El proverbista habla de la tristeza que se produce cuando los bienes son mal adquiridos por desobediencia o retención de lo ajeno. El obediente es feliz con lo que Dios le da.

En este relato de Levítico vemos claramente que Dios fortalece el sistema de obediencia de su gente, pues les da pruebas suficientes de que él los va a bendecir para despejar cualquier asomo de dudas o incredulidad. ¿Cuál es la prueba de que Dios los va a bendecir? Que tendrán una gigantesca cosecha en el año 6 que les alcanzará para tres años. El problema de no obtener la bendición es la falta de ejecución de la palabra de Dios. Por ejemplo, cuando llegó el maná por primera vez, Dios le dijo que no guardaran nada para el siguiente día porque él enviará más. Algunos guardaron como prueba de duda y cogió gusano. Lo que guardaron no sirvió.

Por el contrario, el viernes caía maná para ese día y para el sábado y el que guardaban no se deñaba. Éxodo 16:14-36 contiene todo el relato y allí se destaca que hubo gente más sabia de la cuenta que guardó cuando no había que hacerlo y salió a buscar cuando no había que buscar. Dios se molestó y le dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo me van a seguir desobedeciendo?
Jesús dijo en Juan 14 que, si lo amamos, que ejecutemos sus mandamientos poniéndolos por obra, es decir practicándolos.

domingo, 12 de enero de 2020

Bienaventurados los que Lloran

Lectura: Mateo 5:4
Pastora Belkis Fernández

Aunque parezca una contradicción en el Reino de Dios son bienaventurados aquellos que lloran. La pobreza espiritual y su condición de bancarrota lleva a llanto porque no tiene nada que lo haga aceptable ante Dios. El apóstol Pablo habla de la felicidad que proviene por el arrepentimiento del pecado y es a esta que se refiere la Escritura. Llanto de impotencia porque no tiene solvencia espiritual.

Esta misma semana el mundo esta consternado por las consecuencias que trae las guerras, por los incendios y destrucción de nuestro ecosistema, por los terremotos, accidentes y tantas desgracias que trae una profunda tristeza. Sea Dios bendito por todas estas angustias, pues Dios trae consuelo al que llora.

Felices son los que lloran porque serán consolados. La palabra consuelo proviene del verbo griego parakalein que significa consolar, traer un anuncio profético que promete la intervención de Dios. El Señor traerá consuelo, pues revertirá la tristeza en alegría. Jacob lloró cuando le dijeron que su hijo José había muerto. (Gen.37:34).

 El Señor traerá consuelo de lo alto para cambiar ese estado de desesperación y convertirlo en un estado de quietud. Vemos que Jesús lloró al frente de la tumba de su amigo Lázaro, mostrando su humanidad y su solidaridad con el dolor que experimentaba la familia. Juan 11:35.

Aprendemos de esta bienaventuranza a ser solidarios, así como lo fue Jesús, con su amigo Lázaro, cuando vio las mujeres que lloraban por él, les dijo no lloren por mí, lloren por sus hijos. Cuando vio la ciudad de Jerusalén proyectó y miró con tristeza la ciudad porque sabía que en unos años el Templo iba a ser destruido. Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas (Santiago 1:2b).

domingo, 5 de enero de 2020

¡Pobres en Espíritu!

Lectura: Mateo 5:1-3
Pastora Belkis Fernández

Entremos al 2020 humillándonos delante de nuestro Dios, rechazando la autosuficiencia y reconociendo la miseria humana. ¿Para quienes es la buena noticia? Para los que han recibido la gracia por medio de Jesucristo y están conscientes sobre su falta de liquidez en resolver sus problemas por sí mismos. 

Jesús vio la multitud, subió al monte y sentándose les enseñaba diciendo:  Bienaventurados los pobres en espíritu porque de ellos es el reino de los cielos. La palabra bienaventurado es del griego Makarios, que proviene de la raíz mak, lo cual indica algo grande o de larga duración. Denota felicidad y algo digno de ser congratulado. (Concordancia Strong 3107).

¿Por qué la promesa es para los pobres en espíritu? Porque son receptivos al plan divino y Jesús es su fuente y no ellos, ni lo material. El mensaje es para los creyentes, pero en esa multitud Jesús pudo ver personas que se creían por encima de los otros por sus logros, de ahí desarrolla una serie de sermones, como la carta magna para conducirnos por este mundo.

Características del que practica la pobreza espiritual:
1. Ora constantemente y depende del Señor.
2. Actúa con cordura. David practicó la prudencia y Jehová estaba con él. 1 Samuel 18:14.
3. Pone límites para evitar la comparación y la competencia. 2 Cor.3:4-5.
4. Cuida la Palabra que ha sido sembrada para que Satanás no se lleve lo que se ha sembrado. Marcos 4:1-9.

En los salmos encontramos que al pobre Dios lo oye y lo libra de todos sus temores. Su esperanza no perecerá. Al pobre Dios lo defiende de su miseria y hace multiplicar su familia como a rebaños de ovejas y lo sacia de pan.